Recibir Newsletter

PRUEBA BMW X6 30d INDIVIDUAL

El BMW X6 con acabado Individual destaca por su deportividad y elegancia

Cuando se lanzó el primer BMW X6 allá por 2009 muchos dudábamos de su éxito, llegó al mercado con la etiqueta de SUV cupé, un denominador poco coherente pero que ha demostrado ser adecuado. Con la segunda generación (en 2015) se demostró la confianza de la marca germana por este modelo, y no es para menos. En siete años las ventas han sobrepasado los 260.000 ejemplares.

Este BMW no es un problema en la gran ciudad aunque esta no sea su territorio óptimoEste BMW no es un problema en la gran ciudad aunque esta no sea su territorio óptimo

Sus medidas de 4,90 metros de largo por 1,98 de ancho y 1,70 de alto no se traducen en un gran espacio interior pero si consiguen una imagen puramente deportiva y singular. Su mejor baza. El equipo de encaravana.com ha podido poner a prueba una versión muy especial, el BMW X6 con acabado Individual: pura sofisticación.

La parrilla frontal es más deportiva y enfocada al suelo, un estilo muy 'racing'La parrilla frontal es más deportiva y enfocada al suelo, un estilo muy 'racing'

Este modelo ya lleva tiempo en nuestras carreteras pero no está de más volver a echarle un vistazo. A fondo. Su carrocería no ha dado un giro de 180 grados pero si luce muchas modificaciones. Su línea es mucho más musculosa, deportiva e incluso agresiva. Empezando por su parrilla, enfocada hacia el suelo, con las entradas de aire más grandes y un capó con dos nervios muy marcados. Los faros, en nuestro caso, contaban con tecnología Full LED y aportan una mirada que gana a oscuras. Su perfil sigue siendo identificativo, con la bajada cupé y una zaga muy característica.

La zaga es la característica de los cupésLa zaga es la característica de los cupés

Su portón trasero, debido a la forma, queda bastante elevado por lo que el sistema eléctrico de nuestra unidad se agradece. El acceso al maletero de 580 litros (ha ganado 20 litros) es algo alto pero con los asientos abatidos consigues unos magníficos 1.525 litros.

El portón abierto queda alto, los que sean bajitos agradecerán el cierre eléctricoEl portón abierto queda alto, los que sean bajitos agradecerán el cierre eléctrico

Gran maletero que permite alojar el equipaje de toda la familiaGran maletero que permite alojar el equipaje de toda la familia

En esta unidad la diferencia se encuentra en el interior, sin duda. El acabado Individual va un paso más allá. El interior rezuma clase y elegancia por todos los costados, desde los asientos tapizados en piel marrón, hasta las pantallas de los asientos traseros (3.073 €) y el techo en Alcantara antracita (1.333 €), entre muchos otros. Vamos por pasos. La posición de conducción es más baja que la de un X5 pero impone, sientes que llevas un coche grande.

La posición de conducción es muy natural, como suele suceder en los BMWLa posición de conducción es muy natural, como suele suceder en los BMW

Los mandos del salpicadero están dirigidos hacia el conductor, al igual que la pantalla multifunción desde donde puedes informarte de todos los detalles del coche. Es bueno que algunos comandos no sean táctiles y para ello se conserve alguna botonería para el aire, el volumen y el mando situado al lado de la palanca de cambios, un sistema muy ágil al conocerlo. Los asientos de cuero, más que por su estético (que también) sobresalen por su ergonomía y abanico de posicionamiento.

La piel en tono marrón 'camel' le aporta más eleganciaLa piel en tono marrón 'camel' le aporta más elegancia

En cuanto al apartado de motorizaciones las opciones son amplias pero en nuestro caso, el BMW X6 Individual llegó con el propulsor 30d con una potencia de 258 caballos y tracción integral. Por tanto su denominación era: BMW X6 Xdrive30d. Teniendo en cuenta su peso (2180 kilogramos) el X6 se mueve con soltura y acelera sin problemas, sobre todo si activas el modo Dynamic (sport).

El motor funciona con el sistema AdBlue que está pensado para una mejor eficiencia y menor consumoEl motor funciona con el sistema AdBlue que está pensado para una mejor eficiencia y menor consumo

Los modos de conducción son realmente notables en este BMW X6. Las opciones son las siguientes: Confort, Eco Pro y Sport. Todas ellas tienen su función y por lo general nosotros circulamos con el Eco Pro activado. ¿Por qué? Pues porque sus dos toneladas de peso, su propulsor, la rodadura y otros detalles disparan el consumo si te despistas. Cabe destacar que al modificar su comportamiento hacia este modo la optimización se refleja en unos números más contenidos pero lejanos al 6,0 que asegura la firma. Hablamos de unos 7,6 litros de media sin contar los trayectos más revirados y “divertidos”. Para este ámbito lo mejor es apretar el botón, ver como su interior se colorea de rojo y sentir el modo Sport si no quieres verte afectado por una suspensión algo blanda y una dirección demasiado artificial.

Así que, una vez activado el modo más dinámico nos ponemos a disfrutar con algunos prejuicios. Es demasiado alto, demasiado pesado, un SUV… y toda una retahíla de estereotipos que se encargó de tirar por tierra. No estamos hablando de un deportivo, así que tampoco es el alma de la fiesta entre curva y curva pero su comportamiento nos agradó y sorprendió. Al contrario de lo esperado el balanceo es casi nulo (algo hay entre curvas de poco radio) y su aceleración te hace olvidar que llevas un “tanque” gracias a un par máximo de 560 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm. Si bien es cierto que su “gordura” se nota en los apoyos y las frenadas (muy directas), una sensación que te hace reservar lo mejor de ti por miedo a pasarte de la raya pese a su chasis rígido y cumplidor.

El cambio automático nos ha sorprendido por su buen rendimiento, al igual que los modos de conducciónEl cambio automático nos ha sorprendido por su buen rendimiento, al igual que los modos de conducción

El cambio automático Steptronic reduce las marchas mejor de lo que las sube pero por lo general su reacción es envidiable. Personalmente dudaba de su eficacia pero nada tiene que envidiar a otros cambios de renombre. Al activar el modo Sport estira las marchas como cualquier ansioso lo haría y las reduce en el momento oportuno, adelantándose a las necesidades del conductor. Un notable para él.

Muchos conocidos envidiaban su figura en mi garaje y tras poder echarle el guante, el equipo de www.encaravana.com les damos la razón. Su estética rompedora no pasa desapercibida y si a eso le sumamos el pack Individual, todavía más.

Su altura al suelo permite buscar algo de emoción en terrenos más dificultososSu altura al suelo permite buscar algo de emoción en terrenos más dificultosos

La elegancia y sofisticación de su interior gusta a cualquiera pero es su comportamiento en carretera lo que más nos ha convencido. Está claro que no hablamos de un coche espacioso, a eso se tiene que renunciar, pero sí de un SUV con carácter 100% deportivo. Ideal para aquellos que empiezan a pensar en la familia, o les empiezan a faltar los miembros más pequeños, y quieren un coche juvenil, con garra y mucha clase.

Nuestra unidad de pruebas montaba el acabado Individual y el equipamiento es sublimeNuestra unidad de pruebas montaba el acabado Individual y el equipamiento es sublime

Todo por un precio de salida de 75.900 euros y si sumamos los extras de nuestra versión Individual (38.266 €), que venía hasta los topes, se dispara (como mínimo) hasta los 114.166 euros. Lo peor para el final.

 

Artículos relacionados:
UN DÍA DE RUTA CON KILIAN JORNET
NUEVO MULTIVAN THE ORIGINAL
PRUEBA DS 3 PERFORMANCE LINE
CITROËN C3, UN URBANITA CON CARÁCTER
PRUEBA AUDI A4 ALLROAD, LLÉVATE LA CARAVANA
BMW X5 XDRIVE40E, UN PASO POR DELANTE
SEAT ATECA, LLEGA PARA QUEDARSE
LOTUS EVORA 400, AGRESIVIDAD ABURGUESADA
DS 4 CROSSBACK, UN AVENTURERO CON CLASE
LOS CLIENTES PRUEBAN LA GAMA DEPORTIVA FORD PERFORMANCE

Contacto | Aviso Legal